Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Crecemos con valores, crecemos juntosNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

03/03/2019

Paciencia, el nuevo mantra de los Bancos Centrales

La palabra paciencia deriva del latín patientia, que describe la capacidad de padecer o soportar algo sin alterarse, pero también, la facultad de saber esperar cuando algo se desea mucho. En el frenético mundo actual, en el cual la tecnología y los avances en comunicaciones nos permiten saber y conocer los resultados al instante, nos estamos acostumbrando a la inmediatez y en muchas ocasiones tratamos de evitar a toda costa la espera.  

Sin embargo, en economía y particularmente en las decisiones de inversión, la paciencia es en innumerables momentos una virtud fundamental. Esta misma idea nos están transmitiendo los principales Bancos Centrales, que han repetido en diversas ocasiones que seguirán siendo pacientes en el proceso de normalización de la política monetaria.

En los últimos meses, los datos macroeconómicos mundiales se han deteriorado principalmente en las economías más exportadoras y con mayor peso del sector industrial en su PIB. El comercio mundial cerró diciembre con una caída del -1,4% interanual y economías exportadoras como China, Japón o incluso Alemania, han registrado señales de contracción de la actividad.

En este contexto de menor crecimiento económico y riesgos al alza, algunos de los principales Bancos Centrales han girado su discurso. Este cambio de sesgo, vino liderado por la Reserva Federal de Estados Unidos, que en su reunión de diciembre señaló que haría una pausa en la subida del precio del dinero. A ello se unieron las últimas comparecencias del presidente Powell, en las que abrió la puerta a un freno en sus medidas de reducción de balance a finales de este año.

La próxima semana será el turno del BCE. La esperada reunión de marzo tendrá sobre todo dos puntos relevantes: por una parte, la autoridad monetaria revisará a la baja sus estimaciones de crecimiento e inflación, pero más relevante, serán las indicaciones que esperamos conocer relativas al nuevo programa de inyección de liquidez (conocido por sus siglas en inglés, TLTRO).

En enero, el presidente Draghi ya comunicó que la autoridad percibía un incremento de los riesgos a la baja tanto sobre la actividad como los precios, lo que sirvió de adelanto a esta previsible rebaja de las estimaciones. Por ello, el jueves la atención estará más centrada en los términos técnicos de la nueva facilidad de liquidez, que consistirían en un mecanismo de préstamos a 2-3 años en el cual los tipos de interés exigidos se vincularán al incremento del crédito de los bancos a la economía real. Una nueva medida que pretende suavizar posibles necesidades de liquidez del sistema financiero europeo, pero también, actuar como un impulso a la actividad.

Con ello, la paciencia como nuevo mantra de los Bancos Centrales se hará aún más evidente. No obstante, y ante este cambio de postura, una de las principales dudas se centra: ¿cuánta desaceleración nos queda por ver durante los próximos meses para justificar la parada en el ritmo de subidas de la Fed y los nuevos estímulos del BCE?

Desde nuestro punto de vista, no debemos olvidarnos que nos encontramos en un punto del ciclo económico ya muy maduro, en el cual la política monetaria permitirá ganar tiempo, pero que no podrá resolver por si sola los problemas estructurales que impiden un mayor aumento de la productividad y el retorno a un crecimiento mundial sólido.

Artículo publicado en el ABC

Paulo Gonçalves es Analista de Estrategia de Mercados de Banca March

Buscador de noticias

Fin del contenido principal