Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Crecemos con valores, crecemos juntosNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

26/01/2020

¿Traerá 2020 el fin de la recesión de beneficios?

 El año pasado terminó marcado por el freno del crecimiento mundial que se situó en su menor avance desde la crisis financiera: el PIB global aumentó a ritmos del +2,9% frente al +3,6% registrado en 2018. Aunque como previmos a principio del año pasado, no se ha registrado una recesión global y el ciclo expansivo ha continuado dilatándose en el tiempo, la desaceleración económica ha sido acusada y, además, caracterizada por una alta sincronización.

Sin embargo, cuando analizamos lo ocurrido con los resultados empresariales, vemos un escenario marcado por una recesión de beneficios. La desaceleración económica, pero sobre todo el parón del comercio mundial, fueron los detonantes de esta situación. El aumento de las barreras comerciales y la necesidad de reducción de inventarios para ajustarse al menor dinamismo económico, terminaron presionando los márgenes de las empresas, provocando que a nivel global los beneficios registraran un crecimiento nulo. Las compañías europeas fueron particularmente castigadas, acumulando tres trimestres consecutivos de caída de beneficios.

Iniciado ya el año 2020, y con una reducción de la incertidumbre sobre la “guerra comercial”, la pregunta a la que nos enfrentamos es: ¿llegará ahora la esperada recuperación de los beneficios empresariales?

La economía mundial seguirá en expansión en los próximos meses y el crecimiento del PIB se acercará al +3,1%. Al contrario de lo ocurrido el año pasado, la evolución de los márgenes debería estabilizarse y esto nos permite vislumbrar un aumento de los beneficios moderado pero ascendente y que las cifras de negocio evolucionen más en línea con el crecimiento del PIB.

El comienzo de la temporada de resultados empresariales apunta también en esta línea. Todavía tenemos escasas referencias, pero el ratio de sorpresas positivas está siendo elevado (el 71% de las empresas del S&P 500 que han publicado sus cifras relativas al 4T de 2019 están logrando batir las estimaciones). En este contexto, se espera que esta temporada de publicación marque el punto más bajo de crecimiento de los beneficios y que comencemos a percibir una aceleración de cara a los próximos trimestres. Por todo ello, en estas próximas semanas, la atención estará en las perspectivas que mencionen las empresas y en la confirmación de la menor presión sobre los márgenes.

Si bien es verdad que tras un 2019 con importantes revalorizaciones, en términos absolutos las bolsas ya no están baratas –el múltiplo PER de la bolsa mundial se sitúa en las 16,8x, nivel superior a su media histórica–, también es cierto que en términos relativos, si las comparamos con la deuda soberana o con el mercado de crédito, las bolsas siguen cotizando con ratios atractivos.

De fondo, el contexto continúa siendo positivo para la renta variable y todavía apreciamos valor en las bolsas, apoyadas por unos beneficios empresariales al alza y una estabilización del crecimiento mundial. A nivel sectorial, preferimos una mayor exposición a negocios con perspectivas de crecimiento estructural, como son Tecnología o Cuidados de la Salud, sectores en los que se espera un aumento de sus ventas sensiblemente superior a la media del mercado

Paulo Gonçalves es Analista Senior de Estrategia de Mercados de Banca March

Artículo publicado en ABC

Buscador de noticias

Fin del contenido principal