Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Crecemos con valores, crecemos juntosNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

22/04/2018

Monsieur Macron, ha llegado su hora

Los retos a los que se enfrenta la Unión Europea en general, y la Eurozona en particular, son mayúsculos y no exentos de riesgo. A nivel interno, la negociación de las condiciones de salida de Reino Unido o la llamada al orden a países como Polonia y Hungría, ambos en claro desafío al Estado de Derecho, mantienen ocupado al bloque. De puertas hacia afuera, los retos apuntan al posible inicio de una guerra comercial auspiciada por un país amigo, EE.UU., y nuestra reafirmación como primera potencia comercial, acaparando el 16,5% de las exportaciones e importaciones mundiales, ante el empuje insistente de China y otras potencias emergentes. El mundo avanza, se transforma y nos obliga a tomar decisiones. Y hay alguien al frente de un país importante en Europa que lo tiene claro.

Desde su llegada al Elíseo hace un año, Emmanuel Macron ha abogado por reforzar la identidad europea basada en el Estado de Derecho y la soberanía, no excluyente y complementaria de las soberanías nacionales. Las propuestas francesas pasan, más concretamente, por la creación de un pacto migratorio, una reforma fiscal que incluya el pago de impuestos a las grandes corporaciones digitales, una hoja de ruta para completar la unión bancaria y una capacidad fiscal que contribuya a la estabilidad económica en momentos de crisis e incremente el presupuesto tras el Brexit.

Al otro lado de la frontera, el entusiasmo inicial con el que fue acogido un nuevo gobierno de coalición en Alemania, en aras de avanzar en el proyecto europeo, se desinfla por momentos. Las esperanzas estaban depositadas en la apuesta europeísta de Martin Schulz, antiguo Presidente del Parlamento Europeo y del Partido Socialdemócrata germano. Su dimisión al frente del SPD en febrero, ha dejado al descubierto una cruda realidad: la aparente falta de interés dentro de las filas socialistas por el proyecto europeo.

La guinda la pone el actual ministro de Finanzas, el socialista Olaf Scholz, cuyo escepticismo no parece diferenciarse del mostrado por su antecesor, Wolfgang Schäuble, en aspectos como la implantación de un sistema europeo de garantía de depósitos. Mientras, el ala conservadora del nuevo gobierno germano incide en la receta tan manida de su propia visión del éxito: reformas estructurales para las economías del sur, menos solidaridad y más responsabilidad a asumir por cada estado miembro.

La elección de Emmanuel Macron al frente de Francia ha creado una oportunidad para avanzar en el proceso de integración de la Eurozona, al que hasta ahora se ha resistido Alemania. Angela Merkel ha dejado abierta la puerta a una especie de presupuesto para la Eurozona y convertir el Mecanismo de Estabilidad Europeo en una suerte del Fondo Monetario a la europea. Pero la integración podría sufrir un serio revés si no se avanza en el proceso de unión fiscal y bancaria, y hay papeletas para que esto no ocurra por el escepticismo de amplios sectores de la sociedad germana para con las economías del sur.

La labor de Macron no es fácil pero sí clara: convencer a Merkel de la innegable necesidad de relanzar el proyecto europeo, incluso sin el apoyo de parte de su gobierno y electorado. El amplio bagaje de Frau Merkel al frente de Alemania, debería bastar para poner en práctica lo que mucha gente piensa en Europa: Monsieur Macron tiene razón.

Pedro Sastre, Analista de Estrategia de Mercados de Banca March.

Artículo publicado en La Vanguardia.

Buscador de noticias

Fin del contenido principal