Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Crecemos con valores, crecemos juntosNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

19/11/2017

Interpretando los resultados empresariales

Aunque el ciclo alcista no da muestras de acercarse a su final, la valoración de la Bolsa estadounidense es ya exigente y las subidas dan síntomas de cierta fatiga.

Desde finales de agosto, las Bolsas mundiales han acelerado nuevamente su revalorización y, en particular, destaca la fortaleza mostrada por las plazas estadounidense, que siguen alcanzando nuevos máximos al tiempo que su volatilidad se reduce a mínimos históricos. Estos días, muchos analistas financieros comentan la poco habitual resistencia a las caídas, fijándose en cifras curiosas, como la que indica que durante los últimos 12 meses el índice S&P 500 no registró una caída superior al 3%. Así, el menor atisbo de corrección es estancado por la elevada liquidez y vuelven las compras.

Este renovado optimismo se sobrepuso a las incertidumbres sobre un posible retraso en la aprobación de los programas de estímulo fiscal del presidente estadounidense Donald Trump y también a cualquier temor a que el prolongado ciclo expansivo se acercara a su final: la economía de Estados Unidos se aproxima ya a su noveno año consecutivo de crecimiento, el tercero más largo de su historia.

Es buen momento para revisar si se mantiene el potencial o si, por otra parte, estaremos alcanzado un cierto exceso y, como en su día lo describió el antiguo presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, nos encontramos ante la “exuberancia irracional”.

El buen desempeño de los últimos meses no se justifica solamente por la alta liquidez o un exceso de complacencia de los inversores, sino que los fundamentales están apoyando. Uno de los principales catalizadores para la renta variable americana hay que buscarlo en la temporada de publicación de resultados empresariales del tercer trimestre, que comenzó en octubre, y que esta semana entró en su recta final.

Con las cifras en la mano –conocemos ya los resultados del 95% de las empresas pertenecientes al S&P 500– los beneficios se han incrementado un 7,1% interanual en el trimestre, logrando una vez más superar las previsiones: en concreto, el 77% de las publicaciones superaron las estimaciones previas, lo que nos deja un ratio de sorpresas positivas por encima de la media histórica y confirma el buen momento de las cuentas empresariales.

Mayores pistas las encontramos al bajar la interpretación de los resultados a nivel sectorial. Una de las cifras más alentadoras reside en que de los 11 sectores del S&P 500, ocho de ellos han registrado crecimiento, tanto a nivel de ventas como de beneficios. Es particularmente positivo que el aumento de las ventas agregadas superó el 5% y que, además, el aumento de los ingresos esté liderado por los sectores de energía, tecnología, materiales e industria. Así, la predominancia de los sectores más cíclicos en el incremento de las ventas es un claro reflejo de que la aceleración de la actividad económica prosigue su curso.

Pero si hay un sector que lidera un año más la Bolsa estadounidense, es el de la tecnología. Por todos sabido, como de la mano de sus grandes nombres (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google, conocidas también como las FAANG) este sector representa ya cerca de un cuarto de la capitalización total del S&P 500. Sin embargo, menos conocido es que durante el tercer trimestre, este sector explicó por si sólo más de la mitad del crecimiento de los beneficios conjuntos de la principal bolsa mundial. También fue el sector con el mayor ratio de sorpresas positivas, ya que nada menos que el 92% de las publicaciones superaron las previsiones. Cifras sin duda impresionantes y que el mercado compensó con una revalorización del 7,5% desde el comienzo de las publicaciones.

El saldo que nos deja la temporada de resultados es el mejor reflejo que la aceleración del crecimiento mundial y de los cambios tecnológicos que estamos atravesando, se están traspasando a los beneficios. Es por ello, que a pesar de las ganancias acumuladas por las Bolsas todavía se percibe potencial de cara a los próximos trimestres.

No debemos olvidar que los mercados no se alimentan de datos pasados, sino que más bien tratan de descontar el comportamiento futuro. Aunque el ciclo alcista no da muestras de acercarse a su final, la valoración de la Bolsa estadounidense es ya exigente y las subidas dan síntomas de cierta fatiga. La ausencia de catalizadores para nuevas alzas en el corto plazo acarrearía un cierto descanso en las Bolsas estadounidenses, por lo que se recomienda adoptar una postura más cauta.

Paulo Gonçalves es Analista de Estrategia de Mercados de Banca March

Artículo publicado en ABC

Buscador de noticias

Fin del contenido principal