Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Crecemos con valores, crecemos juntosNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

17/05/2020

El día después

Hace ahora algo más de dos meses, el ambiente en las calles de España estaba ya enrarecido, había comenzado la recomendación del teletrabajo y ya estaba en vigor el cierre de las escuelas. Finalmente, el sábado 14 de marzo, se aprobaba el Estado de Alarma. Nueve semanas después, y aunque todavía estamos intentando dilucidar la profundidad de la caída del PIB que están provocando las medidas de distanciamiento social, el foco de los inversores ha girado ya, tratando ahora de anticipar cómo será la recuperación.  
 
Una de las tendencias que pensamos perdurará, una vez se logre ir normalizando nuestras vidas cotidianas, es el nuevo empuje hacia la digitalización que supondrá el cambio de hábitos. El teletrabajo, el consumo online y la educación a distancia estarán ahora aún más presentes en nuestro día a día. Por el contrario, en el corto plazo, negocios y sectores con mayor aglomeración de personas como puede ser el turismo deberán reinventarse.  
 
Otro sector que saldrá fortalecido es el de cuidados de la salud. La necesidad de encontrar una cura para el Covid-19 y las dificultades de enfrentar una crisis sanitaria de esta magnitud llevará a que veamos un refuerzo de las inversiones, que vendrán tanto por el lado privado, alentadas por las expectativas de crecimiento de los ingresos, como por el sector público, dado que esta pandemia ha puesto de relieve la importancia de la sanidad para la seguridad nacional. 
 
Por el lado negativo, debemos tener en cuenta el peaje que habrá que pagar para rescatar a la economía mundial de este “shock” exógeno que representa la crisis sanitaria: un futuro con mayores niveles de deuda, un menor crecimiento potencial y tipos de interés reducidos. 
 
Los Bancos Centrales seguirán comprando directamente deuda privada y pública, tratando de evitar repuntes de los costes de financiación. Por su parte, los Gobiernos también están interviniendo, a través de préstamos e incluso inyecciones de capital en sectores estratégicos, tratando de paliar así los problemas de liquidez de las empresas. Si bien estas intervenciones no serán favorables para el crecimiento a largo plazo de los beneficios ni para la remuneración de los accionistas, sí que representan una mayor seguridad para el bonista, dado que reduce el riesgo de quiebras desordenadas. 
 
Con ello, el escenario macroeconómico que dibujábamos en los últimos años, con menores tasas de crecimiento que en décadas anteriores y tipos de interés bajos durante un periodo extendido, continuará vigente en la nueva realidad tras el coronavirus.  
 
En un mundo con escasez de rentabilidad en los activos con menor riesgo, la deuda de empresas de mayor calidad crediticia es una oportunidad. Las primas de riesgo pagadas por estos emisores se han duplicado y ahora las rentabilidades ofrecidas en el crédito corporativo de grado de inversión global se sitúan cerca del 2,5%, niveles que permitirán cubrir la inflación esperada y tener una ganancia de capital. A la espera de una mayor visibilidad sobre la senda de reapertura de las economías y la reactivación económica, este activo es una alternativa adecuada para comenzar a posicionarse para el día después de la crisis sanitaria, asumiendo todavía un riesgo contenido. 
 
Paulo Gonçalves es Analista Senior de Estrategia de Mercados de Banca March 
 
Artículo publicado en ABC

Buscador de noticias

Fin del contenido principal