Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Crecemos con valores, crecemos juntosNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

06/05/2018

Curva de tipos: ¿Riesgo inminente?

Uno de los principales miedos para la economía y los mercados es que la curva de tipos de interés pudiera llegar a invertirse, ya que desde la década de los 60 y siempre que se ha producido, la economía americana ha entrado en recesión. A lo largo de las últimas semanas, la pendiente de la curva de tipos de interés en EEUU ha agudizado su aplanamiento y ha alcanzado los niveles más bajos desde la pasada crisis. Abordando el segundo ciclo económico más largo de todos los tiempos y tras nueve años de crecimiento, esta situación está generando preocupación.

El razonamiento que subyace detrás de la inversión de la curva es que, si los tipos de interés de corto plazo suben a más velocidad que los de largo, existe un punto en que las empresas dejan de pedir dinero prestado, y cuando el coste del capital es superior a la rentabilidad estructural esperada de los beneficios, prefieren repagar deuda, demorar inversiones, etc. y al final llega la recesión. Por tanto, ¿nos encaminamos hacia una recesión inminente? Consideramos que todavía es pronto para extraer conclusiones y vender los activos de riesgo.

Sin duda alguna, la pendiente de la curva es una de los indicadores más importantes a vigilar ya que refleja cómo va impactando el proceso de encarecimiento del dinero emprendido por la Reserva Federal en la economía y en las expectativas de crecimiento de largo plazo. Sin embargo, es importante hacer varias puntualizaciones:

Por un lado, la inversión de la curva de tipos como instrumento detector de recesiones no es infalible. Por ejemplo en 1966 y en la crisis del LTCM de 1998, la pendiente 10 años-3 meses se invirtió y no desencadenó en una recesión inmediata. Además, donde mejor ha funcionado es en EEUU, ya que en el resto de países desarrollados no ha sido un detector de crisis muy fiable.

Adicionalmente, es interesante añadir que una vez que se produce la señal de inversión de la curva, la economía americana ha tardado 18 meses de media hasta el inicio de la recesión. Esta situación no es necesariamente negativa para la renta variable, ya que en las partes finales de ciclo tiende a generar suculentos retornos. Tomando como referencia los últimos diez ciclos económicos, durante el último año antes de que se produjera la crisis, la bolsa subió en todas las ocasiones generando un retorno medio de más del 14%. La historia ha demostrado que el objetivo es intentar evitar los últimos seis meses antes de que se produzca la contracción del PIB.

La conclusión de estas líneas es que, sin duda, después de un ciclo tan extendido hay que mantenerse vigilante ante la evolución de la pendiente de la curva, pero hay que tener mucho cuidado de no retirarse antes de tiempo. Por otro lado, la última parte del ciclo suele ser muy atractiva para la renta variable. La pendiente de la curva todavía no se ha invertido y la señal de venta no ha llegado por ello, consideramos que todavía es pronto para alarmarse.

Joan Bonet Majó Director de Estrategia de mercados de Banca March.

Artículo publicado en los medios del grupo Vocento: ABC, Las Provincias, El Correo, Diario Vasco y La Rioja.  

Buscador de noticias

Fin del contenido principal