Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Crecemos con valores, crecemos juntosNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

08/09/2019

Mercados en calma

La palabra calma, encierra algunas sorpresas. Aunque hoy en día es sinónimo de un estado de paz y sosiego, este término deriva de algo que nada tiene que ver con su actual definición y más bien con el calor sofocante del verano. De la voz griega “kaûma”, que significaba calor o bochorno, surgió en latín “cauma” relacionado con quemaduras. En castellano, la palabra calma se documenta a partir de la segunda mitad del siglo XIII como una voz náutica, que hacía referencia a la falta de viento en el mar, característica habitual de la época de verano, y por tanto, vinculada a las altas temperaturas. Como vemos, en sus inicios la palabra calma tenía un matiz más bien peyorativo, derivado de la dificultad de navegar ante la ausencia de viento. Algo muy diferente a su actual y positiva acepción. 

Si uno mira solamente el saldo final de las bolsas en agosto, tendería a pensar, que a diferencia de otras ocasiones, este periodo estival estuvo marcado por la tranquilidad y el sosiego. No obstante, si entramos al detalle y vemos su evolución durante el mes, concluiremos que esta “calma” posiblemente ha sido mucho más aparente que real. El cierre mensual nos dejó unas caídas ligeras en las bolsas, pero que esconden momentos de mayor tensión con una nueva escalada de la “guerra comercial”, incertidumbres políticas en Italia y la amenaza de un “Brexit” sin acuerdo.

El enfriamiento económico continúa, pero es importante hacer hincapié en que el conjunto de los indicadores macroeconómicos disponibles sigue mostrando un tono expansivo a nivel mundial, lo que permite ratificar nuestra visión de que estamos en un entorno de menor crecimiento económico, pero que se extenderá más en el tiempo que en anteriores ciclos.

Durante el último cuatrimestre del año, los mercados continuarán guiados por nuevos recortes del precio del dinero a ambos lados del Atlántico, aspecto que a priori podría servir de revulsivo. Unos tipos de interés más bajos facilitarán la capacidad de financiación de las empresas mejorando las condiciones financieras y estimulando la economía, por lo que uno no debería estar muy negativo ante tales medidas. Asimismo, también se ha abierto la posibilidad de que aquellas economías con un mayor margen de maniobra puedan adoptar estímulos fiscales. La conjunción de estos factores debería por tanto permitir extender el ciclo económico.

En cuanto a las bolsas, pensamos que no debemos minusvalorar el efecto de los nuevos estímulos monetarios, que respaldarán el buen comportamiento de los activos financieros en el corto plazo. Frente a ello, la actual desaceleración económica también pesará en el crecimiento futuro de los beneficios empresariales, actuando así de freno sobre la renta variable. En los próximos meses, los mercados afrontarán la disyuntiva: nuevos estímulos monetarios frente a desaceleración económica. En este contexto, consideramos que lo adecuado es mantener cierta cautela en las inversiones, a la espera de posibles recortes en las valoraciones que nos ofrezca un punto más atractivo para incrementar la exposición a renta variable. La calma y la paciencia en las inversiones habitualmente generan valor.

Paulo Gonçalves es Analista Senior de Estrategia de Mercados de Banca March

Artículo publicado en ABC

Buscador de noticias

Fin del contenido principal