Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Crecemos con valores, crecemos juntosNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

10/11/2019

Integración europea, ¿eterna promesa?

 Hace ya más de siete años, en el verano de 2012, los cimientos de la zona euro fueron puestos a prueba con la severidad de la crisis de deuda pública que incluso hizo temer por el final de la Unión Monetaria. También aquel año se dieron importantes pasos hacia una mayor integración de la región: aunque menos conocidas que las históricas palabras del presidente del BCE (que marcaron el comienzo del fin de la crisis de deuda pública al asegurar que haría todo lo necesario para defender el euro), también en 2012 se publicó el informe “Hacia una Unión Económica y Monetaria genuina”, documento que diseñaba la hoja de ruta hacia una mayor integración europea.

Sin embargo, el tiempo ha pasado, y no todos los objetivos se han cumplido. La vieja Europa, continúa con sus divisiones internas que se han visto aún más acusadas desde 2016 con el “Brexit”, que favoreció aún más la parálisis reformista.

No obstante, esta semana y de forma algo sorprendente, el ministro de Finanzas alemán ha vuelto a poner sobre la mesa la necesidad de avanzar en el proyecto europeo. Scholz detalló la necesidad de terminar la implementación de la Unión Bancaria europea, culminando la creación de un Fondo europeo de Garantía de Depósitos. Ahora mismo, el umbral de protección de los depósitos es el mismo en toda la U.E., pero cada país es responsable de proveer dicha seguridad a los depositantes. Tras la puesta en marcha del Mecanismo Único de Supervisión y del Mecanismo Único de Resolución, esta propuesta finalizaría el proyecto de una Unión Bancaria Europea real.

Como en cualquier negociación, el ministro de Finanzas alemán también advirtió de las cuatro condiciones previas necesarias: i) pretende evitar la posibilidad que un gobierno nacional proteja a los bonistas ante quiebras de entidades bancarias nacionales, como ocurrió en Italia; ii) reformular las regulaciones del capital bancario, que según Alemania crean incentivos perversos a que los bancos acumulen deuda pública de los propios Estados; iii) reducción previa del ratio de impagos en la totalidad de los países y iv) una tributación uniforme para la banca europea.

¿Será la reciente debilidad de la economía germana, que atraviesa ya una recesión técnica, el inesperado catalizador de una nueva ronda de reformas institucionales en la región? o ¿solamente una eterna promesa?

Los beneficios de una mejora en la arquitectura institucional de la moneda única son claros, y además, ineludibles para poder afrontar hipotéticas futuras crisis económicas. Una mayor integración en áreas tan amplias como la fiscal, mercados de capitales y unión bancaria, dotarían de mayor estabilidad a la región.

Aunque consideramos que es prematuro esperar grandes avances en el corto plazo, la propuesta de Scholz es un paso relevante al confirmar que existen ya voces dentro de Alemania que están favoreciendo estos cambios. En un contexto internacional marcado por el “Brexit” y el incremento de las medidas proteccionistas, sería sin duda una noticia positiva confirmar que la zona euro avanza en su integración.

Paulo Gonçalves, Analista Senior de Estrategia de Mercados de Banca March

Artículo publicado en Vocento

Buscador de noticias

Fin del contenido principal