Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Crecemos con valores, crecemos juntosNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

10/03/2019

Aquel lejano junio

El tiempo avanza y esto es lo que nos permite tener la noción sobre el pasado y el presente, pero también sobre el futuro. Si bien es verdad que el reloj nos marca de forma estricta este avance, en la mayoría de los casos, nuestra percepción subjetiva sobre su velocidad es enorme. Cuando estamos ocupados y disfrutando, los momentos nos parecen cortos y fugaces, entonces el tiempo vuela. Por contra, su avance es extenuantemente lento en situaciones como la simple espera de un acontecimiento o el resultado de una prueba. A pesar de estos matices relacionados con la percepción del cerebro humano, lo que es indiscutible es que el paso del tiempo es imparable. 

Aunque a día de hoy nos parezca lejano, la “saga del Brexit” tuvo su detonante en aquella votación del 23 de junio de 2016, hace ya más de 32 meses. Aquel día es recordado en los mercados financieros por la fuerte incertidumbre y tensión vivida. Las bolsas europeas registraron fuertes pérdidas, que en las dos siguientes jornadas superaron el -8% en el caso del Eurostoxx50; o la depreciación de cerca del 9% de la libra esterlina frente al euro. Desde ese momento, el tiempo parece haberse detenido, dado que a día de hoy todavía desconocemos cómo se organizará la salida del Reino Unido de la U.E.

Sin embargo, la próxima semana entraremos en lo que se espera sean jornadas decisivas en el desenlace del “Brexit”. El próximo 12 de marzo, se votará nuevamente el plan de salida acordado con la U.E., que se espera incluya, en esta nueva ocasión, posibles concesiones sobre la frontera de Irlanda, el punto que por el momento está imposibilitando la aprobación de dicho acuerdo.

En el caso de que el Parlamento británico una vez más vuelva a rechazar el acuerdo “retocado”, Theresa May se ha comprometido, por primera vez dentro de esta historia de tira y afloja, a plantearse una votación para preparar una vía alternativa. Sería al día siguiente, cuando los parlamentarios tendrán la última palabra sobre si aprueban una salida del Reino Unido sin cualquier tipo de acuerdo (escenario al que asignamos una baja probabilidad dado que la mayoría de los parlamentarios británicos parece rechazar esta opción).

Finalmente, en caso de rechazarse las anteriores votaciones, el jueves 14 de marzo se votará la posibilidad de pedir una extensión adicional pero corta (hasta junio) del artículo 50 del Tratado de Lisboa, para así retrasar la salida y continuar buscando una solución.

Desde nuestro punto de vista, como mínimo el Parlamento británico se verá forzado a plantear una solicitud formal de extensión de los plazos y evitar así una salida desordenada. Incluso si las próximas votaciones y decisiones adoptadas terminaran derivando en unas elecciones anticipadas o incluso un nuevo referéndum (menos probable esta segunda opción), pensamos que sería un escenario que debería favorecer los activos financieros británicos (bolsas y divisa) al confirmarse que la salida desordenada es un escenario que tratarán de evitar a toda costa. Con todo ello, a partir del próximo martes, es más que probable que la sensación de paso del tiempo se acelere vertiginosamente al otro lado del Canal de la Mancha.

Paulo Gonçalves es Analista de Estrategia de Mercados de Banca March

Artículo publicado en La Vanguardia

Buscador de noticias

Fin del contenido principal