Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Noticias

Comienza el contenido principal

Resta immobile: el ciclo continúa

03 octubre 2021 Categoría: Tribunas opinión

Como si se tratara de la caballería rampante del Guillermo Tell de Rossini, que culmina su primer acto casi volando, el mundo se ha recuperado al galope.

Hemos asistido al mayor crecimiento de los últimos 50 años. Ya se han alcanzado los niveles previos a la pandemia en términos de PIB y de beneficios de las compañías cotizadas –que son un 12% superiores a antes del Covid-, mientras que índices como el S&P 500 valen un 27% más que entonces.

En los 11 últimos meses también nos hemos malacostumbrado a una excepcional ausencia de volatilidad ya que, hay que remontarse a 1990, para ver un período tan largo sin que el S&P 500 haya sufrido correcciones superiores al 5%.


Joan Bonet Majó es Director de Estrategia de Mercados de Banca March

Ahora, aunque el mundo entra en una fase más madura de ciclo, después de experimentar su máxima aceleración en junio,  continuará con crecimientos sólidos y ampliamente superiores a su media histórica del 3%: un 5,6% este año y un 4,6% en 2022. Tras 15 meses de reactivación y por más que nos podamos encontrar en un ciclo más rápido que los anteriores, parece pronto para darlo por concluido, sabiendo que la longevidad promedio desde la Segunda Guerra Mundial ha sido de 5 años.

Mientras, la Fed comenzará a retirar estímulos a partir de noviembre, un proceso que suele generar “ruido”. Sin embargo, en la búsqueda de un equilibrio entre crecimiento e inflación, la Fed y el BCE han dejado claro que faltan muchos meses para que comiencen las primeras y graduales subidas de tipos de interés.

Pese a estos argumentos que justifican el potencial positivo para las bolsas en un entorno en el que la volatilidad será creciente, la tentación de entrar en el juego del vendo y compro es grande. Antes de aventurarse en este complicado arte, les recomendamos considerar que, perderse los 5 días más rentables de mercado, a estas altura de ciclo, ha supuesto una merma total de la inversión de más del 20%.

Asimismo, más que centrar los esfuerzos en los niveles de exposición, es importante hacer una correcta selección sectorial. Por ejemplo, el exceso de retorno de la tecnología en Europa o la energía en EE.UU., desde comienzos de año, es mayor que cualquier tipo de corrección que el S&P 500 haya tenido durante cualquier fase intermedia de ciclo desde los años 50.

No debe confundirnos este nuevo período más volátil que ahora se abre; continuamos en el mismo espectáculo y es importante no marcharse antes de que termine la función. Siguiendo el símil de Guillermo Tell, aunque ya ha terminado el galope, debemos hacer un Resta immobile: sí, ese momento del tercer acto en el que toca no moverse porque Guillermo va a lanzar una flecha a una manzana situada sobre la cabeza de su hijo.

Aunque entramos en una fase incómoda, el fondo del mercado es bueno y queda ciclo por delante: resta immobile y el esfuerzo será bien retribuido.

Artículo publicado en El País

Fin del contenido principal

.