Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Noticias

Comienza el contenido principal

A la espera de nuevas oportunidades para el dólar

15 mayo 2022 Categoría: Tribunas opinión

 

Asistimos en los mercados a un cambio de sentimiento, abrupto por momentos. Como telón de fondo, el contundente giro en la visión y políticas de la Reserva Federal y Banco Central Europeo. Así, si hace dos años asistíamos a agresivas políticas de estímulo nunca vistas que salvaron a la economía del colapso tras la pandemia, ahora las políticas de endurecimiento monetario, en forma de subida de tipos y reducción de balance, prometen ser contundentes en un intento por controlar niveles de precios no vistos en cuarenta años.  

En este orden de cosas, presenciamos con particular interés el impacto de estas políticas en la evolución del dólar. Y es que su imparable avance le ha situado, frente a una cesta de divisas, en máximos de los últimos 20 años y de cinco y medio frente al euro, asomándose a los 1,03 dólares tras una caída cercana al 10% de la moneda única en el último semestre.  

Pedro Sastre es Analista Senior ee Estrategia de Mercados de Banca March

Comenzando por la Fed, la institución subió en 50 puntos básicos el precio oficial del dinero, entre el 0,75% y el 1%, y ha dejado claro que los avances continuarán en junio y julio, con 50 puntos básicos de subida por reunión pero, el dólar, tras una pequeña caída inicial, desafiaba a la Fed y salía indemne de la menor expectativa de tipos frente a estimaciones iniciales del mercado.  

Por el lado europeo, la tarea del BCE es complicada y tres son los aspectos que a corto plazo obstaculizan el avance del euro. Por un lado, el empeoramiento del binomio crecimiento y precios en la eurozona, acentuado por el conflicto ucraniano. Además, las condiciones de deterioro económico global, acelerado por momentos, impactarán especialmente en Europa por su condición exportadora. Esto nos lleva a pensar que el incremento de tipos del BCE, esperado en 75 p.b. hasta diciembre y que arrancará en julio, tendrá difícil continuidad en 2023.

Se trataría, en definitiva, de un empeoramiento de la situación económica que impedirá al BCE situar los tipos muy por encima del 0%. De nuevo, al igual que pasaba con la Fed, los mercados no parecen confiar en que la institución presidida por Christine Lagarde materialice el escenario de tipos descontado por los inversores, apostando más bien por un error de política monetaria.   

En este estado de cosas, asistimos a una situación en la que la preocupación por la seguridad energética derivada del conflicto bélico en Ucrania, de un lado, y la desaceleración del crecimiento en China y Europa, por el otro, contrastan con el mayor crecimiento e independencia energética de Estados Unidos. Estos son hechos que otorgan al dólar, de momento, un espacio de seguridad y preferencia para el inversor.    

En el complicado mundo de las divisas, y con una sobrevaloración actual del dólar frente al euro superior al 15%, si algo enseña la experiencia es que los factores que basculan en torno a la evolución de una moneda pueden cambiar con rapidez. El dólar ha volado y se asoma ahora a la paridad, favorecido por un ciclo económico más adelantado en EE.UU., el diferencial de tipos y la incertidumbre geopolítica. Pero más allá del corto plazo, históricamente las expectativas de incremento de tipos son adelantadas por el mercado de divisas, quedando margen para caídas si las previsiones se incumplen. Creemos estar cerca de ese momento y esperamos mejores  oportunidades, por encima de los 1,12 EUR/USD, para volver a apostar por el dólar.

Artículo publicado en ABC.

Fin del contenido principal

.