Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Noticias

Comienza el contenido principal

A comer menos galletas

20 diciembre 2020 Categoría: Tribunas opinión

A medida que se nos amarga el invierno y las estrictas restricciones se prolongan, la luz al final del túnel se encuentra más cercana con la llegada de las primeras vacunas.

Una de las realidades que ha quedado probada en esta pandemia que nos ha tocado vivir es que tendemos a recrearnos en el dulce para mitigar las penas. Ya decía Jean de la Fontaine, en el XVII, que “cosa dulce es un amigo verdadero”, un recurso al que recurrimos cuando sentimos la irremediable necesidad de compensar la ausencia de interacción social, espacio y libertad.

Desde el inicio de la Covid 19, el consumo de galletas en Francia se ha disparado un 61%, en Reino Unido un 55% y, en Estados Unidos, las estadísticas dicen que un 40% de los norteamericanos come más de 48 cookies al mes y una cuarta parte de la población está ingiriendo más de cinco galletas al día.

Una tendencia que continuará aumentando porque la propagación de la pandemia nos encamina hacia unas Navidades con limitaciones renovadas. Tras casi mes y medio de severas restricciones en Europa, no se ha conseguido frenar al virus de manera contundente y se extienden los cierres de bares y restaurantes, así como las limitaciones de actividades no esenciales, derecho de reunión o viajes de ocio, mientras que se cierran los colegios. En Alemania esta situación se prolongará por lo menos hasta el 10 de enero, en los Países Bajos hasta el 19, mientras que Londres declara la alerta máxima y en Francia, aunque los contagios mejoran y se levanta el confinamiento, entra en vigor un toque de queda a partir de las 20:00 horas.

¿Será posible dulcificar estas extrañas y limitadas Navidades del 2020?

Sí, pero más que con galletas, se endulzarán con vacunas. De manera paradójica, a medida que se nos amarga el invierno y las estrictas restricciones se prolongan, la luz al final del túnel se encuentra más cercana con la llegada de las primeras vacunas. Asumiendo los pronósticos de producción de vacunas de Pfizer, Moderna y AstraZeneca, en otoño se habrá conseguido la inmunidad de rebaño en los principales países desarrollados (así lo corroboraba esta misma semana el Dr. Fauci, director del instituto de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos y nuevo asesor de Biden).

Aunque el drástico aumento de consumo de galletas augura un comportamiento del consumidor comedido, tengamos paciencia y no nos dejemos llevar por el pesimismo. En esta última ola de pandemia, los indicadores de movilidad caen casi la mitad que en marzo y, a medida que se produzca la vacunación, continuarán revitalizándose. En 2021, el mundo pasará ya a crecer por encima del 5,5% y los beneficios empresariales un 27,4%. Más que galletas, consumo estable o sectores defensivos, hay que continuar posicionándose en la recuperación cíclica, que será efectiva en poco tiempo.

Joan Bonet Majó Director de Estrategia de Mercados de Banca March

Artículo publicado en El País

Fin del contenido principal