Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Hacer crecer, seguir creciendoNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

12/11/2017

Trump necesita un acuerdo fiscal

Primer aniversario de Donald Trump como presidente de EE.UU, un presidente atípico, polémico y cuanto menos ruidoso en sus promesas y comentarios en Twitter. ¿Realmente han cambiado mucho las cosas?

Esta semana se ha cumplido el primer aniversario de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Un presidente sin duda atípico, polémico, y cuanto menos ruidoso en sus promesas y comentarios en twitter. Pero, estilo aparte, ¿realmente han cambiado mucho las cosas?

 Mientras que su programa para revocar el Obamacare fracasó, el Senado americano acaba de celebrar el aniversario de su elección como presidente con una nueva derrota en el último intento de llevar a término la reforma fiscal. Lo más curioso es que a pesar de controlar la mayoría de las cámaras, no está siendo capaz de sumar suficiente consenso, ni siquiera en su propio partido. Los republicanos no están dispuestos a aceptar un aumento del déficit público a cualquier precio, especialmente con el ambicioso plan de infraestructuras en ciernes.

Además, Trump está presionado por la situación política interna, por sus vínculos con Rusia y porque el acuerdo sobre el techo de deuda alcanzado con los demócratas concluirá a finales de año. La situación es crítica. El tiempo se acaba y ahora más que nunca necesita alcanzar un acuerdo fiscal de manera inmediata.

El presidente americano nunca fue muy preciso cuando hace doce meses prometía efectuar una reforma fiscal “fenomenal”, pero los tres puntos donde ahora se centran las negociaciones finales son: la rebaja del tipo general del impuesto de sociedades, la obligación de repatriación de los beneficios que actualmente tributan fuera de EEUU, y el aumento del número de tramos en el impuesto de la renta, a cambio de reducir el tipo marginal hasta el 38,5%, desde el 39,6%.

Si se alcanza un acuerdo antes de fin de año, las implicaciones de la nueva política fiscal serán positivas para la bolsa. La bajada del impuesto de sociedades del 35% al 20%, puede suponer un impacto adicional de hasta un 10% en el crecimiento de beneficios para 2018. Otro punto clave serán las limitaciones para las compañías multinacionales que tributan gran parte de sus beneficios en el extranjero. En particular, supondrá la repatriación de inmensas bolsas de liquidez hacia EEUU, que se estiman en 100.000 millones de dólares y que podrían traducirse en mayor inversión. Los sectores más favorecidos de estas medidas serán los bancos y compañías de telecomunicaciones, pero las energéticas y tecnológicas son las que se verán más perjudicadas.

Pese a las fuertes revalorizaciones que acumula el mercado americano, las compañías expuestas a tasas impositivas más altas (y, por tanto, las principales beneficiarias de la reforma fiscal), no se han comportado mucho mejor que bolsa. El fuerte comportamiento relativo inicial que registraron tras la victoria republicana se ha reducido de manera importante. ¿Será esto un presagio de las limitaciones del ámbito de aplicación de la reforma fiscal? y sobre todo ¿será esta reforma otro compromiso incumplido?

Joan Bonet es director de estrategia de mercados en Banca March  

Artículo publicado en El Pais

Buscador de noticias

Fin del contenido principal