Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Hacer crecer, seguir creciendoNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

04/03/2018

Trump, un equilibrio inestable

La recuperación del comercio mundial fue uno de los pilares de la aceleración de la actividad mundial registrada en los últimos trimestres. Si miramos las cifras de comercio mundial, podemos apreciar como en 2017 el aumento promedio de las transacciones ascendió hasta el +4,5% interanual. Asimismo, otro efecto relevante de las menores barreras y del aumento de las transacciones internacionales fue un incremento de la competencia en los mercados de bienes y productos, que facilitaron mantener una inflación contenida.

En este contexto, es fácil discernir el porqué de la mala acogida que han tenido en las bolsas mundiales los nuevos, pero ya no sorprendentes, mensajes del presidente de Estados Unidos. En esta ocasión, Donald Trump anunció, con escasos detalles, que pretende introducir una subida de los aranceles a las importaciones de acero del 25% y a las de aluminio del 10%. Con ello, y tras la aprobación de su ambicionada reforma fiscal, la agenda del líder estadounidense se vuelve a centrar en corregir el déficit comercial, que alcanzó a comienzos de este año su mayor nivel desde 2008.

Si bien el objetivo aparentemente parece claro, el camino y los efectos secundarios negativos que puede tener este nuevo cambio de rumbo en las políticas comerciales de la primera potencia mundial, son menos previsibles.

La propuesta del Ejecutivo de Trump defiende que estas medidas protegerán la industria y con ello mejorarán la demanda doméstica, lo que en última instancia se traduciría en un mayor crecimiento económico. Sin embargo, en un mundo con economías abiertas y canales comerciales cada vez más globales, este efecto probablemente quede aplacado y dependerá en gran medida de las actuaciones de las demás economías.

Sorprende quizá aún más si miramos que las economías que más exportan acero a Estados Unidos son históricos aliados. En concreto, en el mercado de acero, las importaciones provienen principalmente de Canadá (representa el 16%) y de la U.E. (15%), mientras que desde China solamente importa el 2%. Con estos datos, no extraña que las primeras contestaciones vinieran desde la propia Comisión Europea, quien propondrá en los próximos días una propuesta de respuestas compatibles con la Organización Mundial del Comercio contra EE.UU., que permitan reequilibrar la situación.

Nos encontramos así con la posibilidad de que los demás socios comerciales adopten medidas de respuesta y el proteccionismo vuelve a aparecer como un riesgo sobre la economía mundial. La defensa de la necesidad de elevar aranceles para fortalecer la economía doméstica no es nueva en la historia económica – durante la Gran Recesión se realizó, y más cercano en el tiempo, también la Administración Bush probó con medidas similares – pero que en ambos casos tuvieron escasos efectos positivos.

En las próximas semanas asistiremos probablemente a un equilibrio inestable en los mercados. La reforma fiscal elevará el déficit público y con ello Estados Unidos seguirá incrementando su emisión de deuda pública, que en gran parte se encuentra en manos de inversores internacionales (más de un 30%), siendo China y Japón los principales tenedores. Al mismo tiempo, Trump pretende reconducir el elevado déficit comercial estadounidense reduciendo las compras de bienes al exterior. Aunque parte de la teoría económica defiende que las medidas proteccionistas pueden ayudar a reconducir el déficit comercial y con ello fortalecer la divisa doméstica, las consecuencias negativas para la economía estadounidense previsiblemente acaben pesando más a largo plazo y el dólar podría terminar siendo uno de los damnificados.

Paulo Gonçalves es Analista de Estrategia de Mercados de Banca March.

Artículo publicado en La Vanguardia.  

Buscador de noticias

Fin del contenido principal