Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Hacer crecer, seguir creciendoNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

17/09/2017

¿Nos sorprenderá esta vez Yellen?

Todas las miradas están puestas en la nueva oportunidad que tendrá el presidente de Estados Unidos...

La parte final del año se caracteriza por la presentación de los presupuestos anuales de los gobiernos. En esta ocasión, todas las miradas estarán puestas en la nueva oportunidad que tendrá el presidente de Estados Unidos para aprobar sus esperados estímulos fiscales. Por otro lado, en China se espera conocer las líneas maestras de la futura política económica. Por último, tendremos elecciones en Alemania el día 24 de septiembre, lo que puede traer novedades para el conjunto de la Unión Europea.

Pero antes de todos estos acontecimientos, la próxima semana será el turno para la Reserva Federal (Fed). ¿Nos sorprenderá esta vez Janet Yellen?

Septiembre comenzó con un BCE dando un mensaje de cautela y que alejó las expectativas de subidas del precio del dinero a corto plazo. Aunque la autoridad monetaria europea abrió la puerta a la reducción de su programa de compras de bonos, su discurso reforzó el mensaje de separación entre menores compras de bonos (“QE”) y el nivel de tipos oficiales. Con ello, el BCE ratificó una vez más que no siente urgencia para retirar los estímulos monetarios. Una situación que no sorprende, dado que la inflación en la eurozona se mantiene lejos de sus objetivos y, además, la reciente fortaleza del euro jugará en su contra.

Este mes también hemos conocido la posición del Banco de Inglaterra, que sí ha aportado novedades. La inflación en el Reino Unido escala con celeridad (+2,9% interanual), lo que refleja en gran medida el efecto de la depreciación de la libra esterlina desde el “Brexit”. Con estos datos sobre la mesa, los miembros del Banco de Inglaterra se mostraron menos cómodos con la la inflación, que sus homólogos al otro lado del canal de la mancha. Solamente dos miembros dentro de la autoridad monetaria británica defendieron la necesidad de elevar los tipos de interés ya en esta ocasión. Pero la sorpresa vino a posteriori, ya que sus actas reflejaron que la mayoría de los gobernadores apoyaba una retirada de estímulos monetarios, si la inflación sigue creciendo en los próximos meses.

En la semana que empieza, será la Reserva Federal estadounidense quien deberá pronunciarse. Las expectativas se mueven con velocidad. Hace una semana se descontaba una nueva subida de tipos con una probabilidad de solamente el 30%. Sin embargo, tras el último dato de inflación estadounidense, el mercado pone en precio ya un 50% de posibilidades de una nueva subida en diciembre. La balanza parece equilibrada y, en efecto, así lo está: la economía estadounidense registra una tasa de paro acorde con un nivel de pleno empleo y los riesgos deflacionistas son reducidos. Por otro lado, tampoco se aprecian presiones inflacionistas fuertes en los salarios que hagan temer mayores repuntes de los precios al consumo.

Pero el dato fundamental que previsiblemente desequilibrará la balanza hacia una de las opciones es todavía una incógnita. Nos referimos a la política fiscal que del Ejecutivo de Trump. Sin conocer las líneas maestras de los presupuestos estadounidenses de 2018, nos inclinamos a pensar que la Fed podría decantarse por aplazar cambios relevantes en su política monetaria ya en esta reunión, prefiriendo dejar un mensaje abierto que no cierre la puerta a las diferentes posibilidades.

Los mercados están atravesando un periodo de volatilidad reducida, en particular las bolsas, pero también es verdad que otros activos están registrando mayores movimientos, nos referimos en este caso al de divisas.

La evolución de los tipos de cambio es una fuente de retorno importante para una cartera de inversión, pero también de riesgo. Todas estas decisiones de política monetaria comentadas tendrán un reflejo en los mercados de divisas. La tendencia de fortaleza del euro ha dado señales de frenarse en las últimas jornadas y podría revertir parte de las subidas. Sin embargo, en el entorno actual marcado por el cambio de ciclo de la política monetaria y de mayor incertidumbre política, se recomienda una postura cauta y no asumir riesgos excesivos en divisas. Por ello, nos sigue pareciendo atractivo para un inversor europeo mantener posiciones en dólares, pero más por su carácter de diversificación que por el potencial de apreciación de la moneda estadounidense.

Paulo Gonçalves, Analista de Estrategia de Mercados de Banca March  

Artículo publicado en ABC

Buscador de noticias

Fin del contenido principal