Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Hacer crecer, seguir creciendoNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

12/01/2018

Alemania repetirá la Gran Coalición: ¿necesario impulso para la Unión Europea?

El resultado de las elecciones parlamentarias germanas, celebradas hace ya casi cuatro meses, aportaron certidumbre e inquietud a partes iguales. Hablamos de certidumbre, por confirmarse la cuarta victoria consecutiva de Angela Merkel al frente de la CDU (Unión Cristianodemócrata), imitando la victoria sobre corrientes populistas vista en países como Holanda o Francia. En la parte negativa, las elecciones también constataron el resurgimiento de la extrema derecha germana y su entrada en el Bundestag por primera vez desde la segunda Guerra Mundial.

A primera vista, el resultado para los dos principales partidos del país no pudo ser más descorazonador. Si bien la coalición conservadora fue de largo la fuerza más votada, no es menos cierto que la pérdida de apoyo sufrida fue bastante significativa y muy lejos de alcanzar la mayoría absoluta, con 246 escaños. Peor lo tuvo el Partido Socialdemócrata de Martin Schulz, antiguo presidente del Parlamento Europeo, tras sufrir un descalabro histórico al obtener solamente 153 escaños.

El resto del resultado es historia: éxito del partido xenófobo Alternative für Deutschland (AdD, 94 escaños) y reaparición del Partido Liberal (FPD, vuelve al Bundestag con 80 escaños), con La Izquierda y Los Verdes completando el espectro político germano.

En definitiva, el resultado permitía entonces pensar en la cuarta legislatura consecutiva de Angela Merkel al frente del Gobierno, igualando de facto los 16 años en el cargo ostentados como record de la posguerra de su mentor Helmut Kohl. El camino en la formación de un gobierno, no obstante, se ha mostrado lleno de obstáculos, como demuestran los 110 días que han tardado conservadores y socialistas en alcanzar una nueva reedición de la conocida como Gran Coalición. En realidad este acuerdo era ya esperado, una vez fracasado el intento de la denominada “Coalición Jamaica” entre conservadores, liberales y ecologistas (conocida así por coincidir los colores de estos tres partidos con la bandera del país caribeño).

El principio de acuerdo anunciado el pasado viernes es, por tanto, un nuevo éxito de la política germana que supondrá renovar los acuerdos en torno a cuestiones de política fiscal y migratoria pero también sanitaria, laboral y futuro de Europa. Diferencias todas ellas que quedarán aparcadas en aras del bien común del país.

En paralelo, hacemos notar que la economía germana ha mantenido una senda muy positiva en los meses de “desgobierno”. Alemania cerró el año 2017 con un crecimiento económico preliminar del 2,2%, el mayor de los últimos 6 años. La producción industrial y las exportaciones del país crecen además a mayor ritmo del esperado pese a la fortaleza del euro. Escenario que se completa con un entorno de inflación controlado y en línea con las directrices del BCE.

En lo que al resto de Europa concierne, creemos que la cuarta repetición de la Gran Coalición en la historia de Alemania podrá ser positivo para el continente en los próximos años. Dos son a nuestro juicio los motivos:

El impulso del eje franco-alemán como motor del proceso de construcción de la Unión Europea. La crisis provocada por la salida de Reino Unido fue parcialmente contrarrestada por la victoria de Emmanuel Macron en las presidenciales francesas, y ahora, podría ser eclipsada con un nuevo gobierno de coalición en Alemania, país que claramente apuesta por Europa. Entre las nuevas propuestas que pueden ver la luz durante los próximos años figuran la creación de un presupuesto y un Tesoro propios para la Eurozona, la creación de la figura del superministro o el establecimiento de una fuerza militar europea de intervención.

Por otro lado, conviene tener muy en cuenta que también se acercan las negociaciones del presupuesto plurianual comunitario para el periodo 2021-27, el primero sin la presencia de Reino Unido y que plantea la disyuntiva de aumentar -o no- la contribución de cada país al presupuesto de la U.E.. Será un aspecto fundamental para el futuro de la U.E., en un momento en el que se intentan asumir nuevas competencias para el bloque y la reticencia de los contribuyentes netos, entre ellos Alemania, está en máximos. El lema “más Europa” ha estado seguro presente en las negociaciones de la Gran Coalición, lo que unido al renovado empuje de Francia podrían facilitar las negociaciones con el resto de Estados miembros.  

Pedro Sastre analista de Estrategia de Mercados de Banca March

Artículo publicado en ABC

Buscador de noticias

Fin del contenido principal