Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

90 Aniversario

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Hacer crecer, seguir creciendoNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

03/02/2017

Los buenos resultados dan soporte a las valoraciones

El tono de los beneficios de las empresas cotizadas es positivo, y mejor de lo esperado. Es lógico y refleja la mejoría general de la actividad económica.

A medida que avanza la temporada de publicación de resultados vamos confirmando que el tono de los beneficios de las empresas cotizadas es positivo, y mejor de lo esperado. Es lógico y refleja la mejoría general de la actividad económica, algo de lo que vienen advirtiendo los buenos datos macro e indicadores adelantados desde que tocaron suelo en el segundo trimestre de 2016.

En Estados Unidos, una vez conocidas las cuentas de más del 40% de las empresas, un 73% ofrece un resultado mejor de lo esperado, con un crecimiento de beneficio del 4% respecto al mismo trimestre del año anterior. No menos importante es la mejora en la línea de ingresos. Observamos asimismo una importante divergencia sectorial, con los financieros, sanidad, materiales y tecnología liderando las subidas. Para el conjunto de las compañías, el consenso de mercado se mueve en una subida del 7,5% del beneficio y del 4,3% en los ingresos. Buenos datos que vienen a dar apoyo a las recientes subidas. Se espera que este proceso se acelere y se sitúe en dos dígitos de crecimiento en beneficio para el conjunto de 2017.

En Europa, el número de compañías que han publicado resultados es todavía muy bajo. Las pocas que lo han hecho apuntan a que se cumplirán las previsiones, con crecimientos del 10% en beneficio y de cerca del 2% en ingresos, aunque muy afectadas por el fuerte repunte en resultados del sector energético. Descontando ese factor, estaríamos hablando de crecimientos del entorno del 5% y un ratio de sorpresas positivas en la banda del 50%.

Este movimiento al alza en el beneficio empresarial es muy importante. Buena parte de los ratios de valoración se basan precisamente en el beneficio, así que un crecimiento del mismo hace que las compañías estén más baratas, o menos caras, en función de cómo quiera leerse el actual escenario de valoraciones, afectado por el entorno de tipos muy bajos.

Por otra parte, desde el punto de vista del ciclo económico, observamos con cierta preocupación cómo los niveles de inversión están recuperándose a un ritmo mucho menor que en anteriores procesos posteriores a una recesión. La mejoría de los beneficios es una palanca clave a la hora de pronosticar incrementos en la inversión del sector privado, así que difícilmente veremos aumentos de la inversión total en la economía si las empresas no entran en un ciclo positivo de beneficio.

De modo que nos encontramos en un escenario de recuperación de la actividad económica, apuntalada por unos indicadores adelantados que señalan que se mantendrá, o incluso acelerará, en los próximos trimestres, y con unas empresas más rentables para sus accionistas. Todo ello debería plantear un escenario positivo para las Bolsas, especialmente para los sectores más cíclicos, y ese es nuestro escenario central. Sin embargo, no debemos olvidar los riesgos implícitos.

En los últimos meses la inflación está reapareciendo en las economías desarrolladas. Bien es cierto que el pico actual está motivado por los bajísimos niveles en los precios de la energía de hace un año —el petróleo se movía en la banda de los 30 dólares frente a los 55 actuales— y que pensamos que descenderá en la segunda mitad del año. Aun así, las políticas de la nueva Administración de Donald Trump en Estados Unidos podrían generar más inflación de la prevista y, por tanto, tensionar la política de tipos de interés de la Fed para hacerla más restrictiva. En un escenario de alto endeudamiento a nivel global, eso podría suponer un riesgo para la actividad económica provocando unos mayores costes de financiación y también previsibles movimientos bruscos en los mercados de divisas.

Por tanto, nuestra postura sigue siendo de más optimismo y mostramos un nivel de exposición al riesgo ligeramente superior al de 2016, con algo más de exposición a Bolsas y a diferenciales de crédito, y también con un sesgo más cíclico en los valores que componen las carteras. Sin embargo, seguimos lejos de los máximos de inversión tolerados por perfil de riesgo. El año 2017 puede ser volátil al son de los tipos americanos y también desde el frente político, así que la prudencia seguirá siendo un activo principal en nuestras carteras.  

Alejandro Vidal, director de Estrategia de Mercados de Banca March.

Publicado en los diarios del Grupo Vocento

Buscador de noticias

Fin del contenido principal