Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Hacer crecer, seguir creciendoNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

19/03/2017

Lo que estaba en precio… y lo que no

Nuestra interpretación es que el programa de compra de activos definitivamente entra en fase de retirada, los riesgos deflacionistas están superados y vamos vislumbrando visos de normalidad.

 Las elecciones en Holanda nos dejaron una sorpresa positiva para los mercados. Aunque se daba por descontado que no podría formar Gobierno en cualquier caso, el resultado cosechado por la opción de extrema derecha liderada por Geert Wilders fue bien interpretado por las Bolsas el pasado jueves. En definitiva, la tradición de Gobiernos tetra o pentapartitos en los Países Bajos viene de décadas, por lo que se tardará más o menos, pero se da por hecha la formación de un Ejecutivo favorable a la Unión Europea. Menos gasolina para las opciones eurófobas, que tendrán nuevas pruebas de fuego en Francia y Alemania a lo largo del año, pasando probablemente también por Italia y quizás algún país más.

Pero más allá del impacto político, sin olvidar que pronto arrancaremos con la negociación efectiva del Brexit, parece claro que un escenario de incertidumbre política en Europa estaba metido en precio, por lo que otros resultados electorales de este estilo en nuestro vecindario añadirán visibilidad —y probablemente rentabilidad— a los parqués del Viejo Contiente que, pese a todo, siguen cerca de un 15% por debajo de sus máximos de 2015 si miramos al Eurostoxx50. ¿Quiénes fueron los sectores que aportaron mayor porcentaje de las subidas? Financieros e industriales, seguidos de bienes de consumo. Es decir, los sectores más cíclicos.

Pero la semana ha sido también muy relevante desde el frente de la política monetaria. Finalmente la Reserva Federal ejecutó la primera subida de tipos de la era Trump, segunda en los últimos tres meses. Los mercados ya cotizan como opción más probable que se decidan dos o más subidas adicionales a lo largo del año. Se da una probabilidad del 50% a que la siguiente alza se produzca tan pronto como en junio. Sin embargo, el dólar se depreció frente al euro.

O, mejor dicho, el euro se apreció frente al dólar. Porque aquí, en Europa, comenzamos también a hablar con un tono distinto. Las previsiones de inflación por parte del BCE están ya cerca de su objetivo del 2% para este año y los dos siguientes —1,7% y 1,6%—, en un escenario de mayor crecimiento y con riesgos políticos a la baja… Además, la promesa de una Europa a varias velocidades, que en definitiva no significa más que crear un núcleo duro de mayor velocidad de integración, aleja los fantasmas de una desintegración traumática del euro y la Unión Europea. Positivo para el euro, en definitiva.

Mario Draghi mantuvo un discurso mucho más pegado a las políticas monetarias ortodoxas, es decir, las que suponen subir o bajar los tipos de interés, mientras sacó explícitamente del discurso la posibilidad de tomar más medidas heterodoxas. Nuestra interpretación es que el programa de compra de activos definitivamente entra en fase de retirada, los riesgos deflacionistas están superados y vamos vislumbrando visos de normalidad. De nuevo, favorable para el euro.

En Reino Unido también habló el Banco de Inglaterra. Aunque mantuvo inalteradas sus políticas, reconoció que el debate sobre la subida de tipos no puede demorarse mucho más. Con una libra esterlina claramente a la baja, lastrada por el Brexit, la inflación no puede más que seguir escalando desde sus niveles actuales. Eso es muy poco compatible con unos tipos al 0,5% y un programa de compra de activos. Cómo impacte ese escenario de tipos al alza en el crecimiento británico y sobre los precios de su mercado inmobiliario en un escenario de incertidumbre al alza será uno de los grandes temas de la segunda mitad del año.

Mientras eso ocurre, nuestro posicionamiento de carteras sigue siendo el mismo. Ligera sobreponderación en renta variable, concretamente en Europa y en los sectores más cíclicos, algo acorde con un escenario de moderada recuperación económica, beneficios empresariales al alza y recuperación de la inflación. En renta fija, fuera de plazos largos en activos de máxima calidad, especialmente soberanos del norte de Europa o compañías en grado de inversión. Algo más de valor podemos apreciar en tramos de corta duración en el mercado de alto rendimiento y también en las economías emergentes. Prudencia en el mercado de divisas: quizá es ahí donde podamos llevarnos más sorpresas en el corto plazo mientras ajustan sus políticas monetarias las grandes economías.

Alejandro Vidal, director de Estrategia de Mercado de Banca March

Artículo publicado en los diarios del Grupo Vocento

Buscador de noticias

Fin del contenido principal