Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Hacer crecer, seguir creciendoNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

11/06/2017

¿Está en declive la influencia de la política en los mercados?

La reacción de los mercados a las elecciones británicas fue casi nula, poco impacto tuvo también la reunión del BCE e impacto aún menor tuvieron las acusaciones cruzadas entre el ex director del FBI James B. Comey y Donald Trump.

Cuando comenzamos el año, planteábamos la confluencia de un crecimiento en aceleración y una inflación al alza que permitía el avance y la mejoría de los resultados empresariales, dando todo esto un contexto favorable para los mercados de crédito y renta variable. Aunque advertíamos también de los vientos en contra de muchas citas políticas.

Esta semana, los mercados se movieron en rangos muy estrechos ante el súper jueves, en el que estaban programadas: las elecciones en el Reino Unido, la reunión del Banco Central Europeo (BCE) y la declaración del recientemente destituido expresidente del FBI ante el Congreso estadounidense.

La reacción de los mercados a las elecciones británicas fue casi nula. Sólo el mercado de divisas recogió las expectativas de que las negociaciones del Brexit se retrasen y hagan menos fuerte la posición británica, y de que las inversiones y los flujos de capital hacia el Reino Unido se ralenticen ante la incertidumbre: la libra esterlina llegó a caer más de un 2% frente al euro y al dólar. Las rentabilidades de la deuda inglesa (gilts) comenzaron el día bajando pero los movimientos fueron limitados y la Bolsa de Londres y sus homónimas europeas prácticamente no acusaron el resultado electoral.

Poco impacto tuvo también la reunión del BCE, puesto que no hubo sorpresas. El mensaje fue de avance en el crecimiento, pero de moderación en cuanto a la inflación, y no habrá cambios en la política monetaria por el momento. Sólo se notó una ligera mejoría en los bonos periféricos, que seguirán apuntalados por las compras del BCE.

Impacto aún menor tuvieron las acusaciones cruzadas entre el ex director del FBI James B. Comey y Donald Trump. Las disputas que involucran al Gobierno americano ya no provocan desasosiego, ya que inversores y analistas se han resignados a esperar que el horizonte se despeje y permita que se acuerden los esperados planes de gasto en infraestructuras

Algún impacto tuvo en el precio del petróleo el conflicto diplomático entre Arabia Saudí y algunos aliados con Catar, que podría generar desacuerdo en el interior de la OPEP, pero tampoco ha sido excesiva.

¿Por qué los mercados no reaccionan a los riesgos políticos? Tanto la renta variable como la renta fija permanecen a la espera de un catalizador que siga impulsando los mercados bursátiles y que vuelva a hacer subir las rentabilidades de los bonos, especialmente la de los americanos.

Este factor podría venir de Estados Unidos, país que necesita estímulos que revitalicen el crecimiento de la economía americana y mundial y que pongan nuevamente en perspectiva el potencial de los sectores cíclicos. También podría proceder de la Reserva Federal, único banco central que está normalizando su política monetaria y subiendo tipos de interés de forma organizada y debidamente anunciada, lo que supone un apoyo a la rentabilidad de los bancos.

Tendremos, pues, que esperar al súper miércoles de la próxima semana, día en que la Fed probablemente anunciará una subida del tipo de referencia desde el rango actual de 0,75% -1% hasta el intervalo de 1%-1,25%, lo que sacará a los mercados de su sopor primaveral hasta que en julio comience la temporada de publicación de resultados empresariales, que se prevé será tan positiva como la anterior.

Si en el primer trimestre los beneficios de las empresas del S&P500 aumentaron un 15% y las del Stoxx 600 europeo lo hicieron un 14%, en el segundo se espera un aumento del 8% en Estados Unidos y del 12% en Europa. En el conjunto de 2017 se prevé que los beneficios estadounidenses crezcan un 12% y los europeos un 19%. Esta perspectiva es alentadora aunque está, al menos parcialmente, incluida en precio en los mercados.

En todo caso, no descartemos por completo el elemento político, sobre todo en Europa, con el riesgo de elecciones anticipadas en Italia, donde la mejoría de la economía no es suficiente para alentar a unos ciudadanos decepcionados con la Unión Monetaria y al consiguiente auge de partidos euroescépticos. Ni tampoco el riesgo político de un Gobierno estadounidense ocupado en distintos frentes que no le dejan ocasión ni argumentos para plantear los proyectos de política fiscal que fueron el buque insignia de la campaña por la presidencia.

Rose Marie Boudeguer, Directora del Servicio de Estudios de Banca March.

Artículo publicado en los diarios del Grupo Vocento.

Buscador de noticias

Fin del contenido principal