Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Hacer crecer, seguir creciendoNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

03/12/2017

El último leonardo o la liquidez en los mercados

Pero… ¿450 millones de dólares? ¿Cuál ha sido el factor que ha permitido que el comprador que lo adquirió en 2013 por 129 millones de dólares haya podido acumular semejante plusvalía?

Apenas hace unos días, se remataba en subasta la obra Salvator Mundi por 450 millones de dólares. Se trata del último cuadro atribuido a Leonardo da Vinci y superó en dos veces y media el anterior record de 179 millones, obtenido en 2015 por Las mujeres de Argel de Picasso.

Sin duda, se trata de una auténtica maravilla. Un cuadro único, con una historia extraordinaria. Pintado alrededor del año 1500 en el mismo marco temporal que la Mona Lisa, reapareció en 2005 después de múltiples restauraciones que permitieron que el verdadero Leonardo saliera a la luz. Belleza de esta obra aparte, es importante destacar el hecho de que tan solo se conocen cerca de 20 piezas de Leonardo da Vinci con autoría contrastada y éste era el único en manos privadas, por lo que se trataba de la única oportunidad para comprar una obra del pintor italiano.

Pero… ¿450 millones de dólares? ¿Cuál ha sido el factor que ha permitido que el comprador que lo adquirió en 2013 por 129 millones de dólares haya podido acumular semejante plusvalía? Se podría pensar que la autoría del cuadro se ha ido afianzando a medida que, en los últimos años, ha avanzado su proceso de restauración. De todas maneras, no parece que sea la auténtica clave del precio, ya que en 2007, cuatro años antes de la compra por parte de un magnate ruso, la obra ya se encontraba en muy buenas condiciones tras el trabajo realizado por la restauradora Dianne Dwyer y muchos especialistas de prestigiosas instituciones, como la National Gallery de Londres, la National Gallery de Washington o el Metropolitan Museum de Nueva York, ya habían confirmado la autenticidad de la pieza.

Sin duda alguna, el precio alcanzado por Salvator Mundi al igual que el de otros activos, es una consecuencia directa de la actual situación de exceso de liquidez con la que los bancos centrales han venido inundando la economía y los mercados financieros. Tan sólo desde febrero del año pasado, los bancos centrales del G4 han comprado activos financieros por valor de más de tres billones de dólares.

Por ahora, con unas cifras de inflación moderadas, los mercados continúan con la percepción de que la velocidad de retirada de los estímulos será lenta y que todavía llevará algunos meses. A lo largo de 2018 los bancos centrales continuarán siendo insufladores netos de liquidez en el sistema, pero a partir de 2019 esta situación comenzará a invertirse, una vez que el Banco Central europeo (BCE) comience a retirarse de esta expansión monetaria.

Pero mucho nos tememos que los hombres y los mercados tendemos a no aprender mucho del pasado y que volveremos a ver más records en las principales casas de subastas de arte. ¿Cuál será el autor de la próxima vez? Pero, sobre todo, ¿durante cuánto tiempo más?

Joan Bonet Majó es director de Estrategia de Mercados de Banca March  

Artículo publicado en El País

Buscador de noticias

Fin del contenido principal