Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Hacer crecer, seguir creciendoNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

10/09/2017

El BCE juega al despiste

El análisis de la situación económica llevó a que el BCE mantuviera una postura cauta

La primera semana de septiembre vino marcada por la esperada reunión del Banco Central Europeo (BCE). Las expectativas eran elevadas, no en cuanto al anuncio de cambios inmediatos, pero sí sobre posibles pistas de un calendario de salida. Sin embargo, el análisis de la situación económica llevó a que el BCE mantuviera una postura cauta, eligiendo otra opción: la de ganar tiempo, evitando ofrecer detalles claros sobre el futuro de la política monetaria. ¿Estaría Mario Draghi jugando al despiste?

La reacción inicial de los diferentes activos podría mostrar cierta confusión en los propios mercados o solamente un reflejo de los diferentes drivers de su comportamiento. Nos referimos a la nueva apreciación del euro, que superó niveles del 1,20 EUR/USD, al tiempo que las rentabilidades exigidas a la deuda europea volvían a retroceder.

Es indudable que el crecimiento de la Eurozona está siendo una de las sorpresas positivas del año y el propio BCE revisó al alza sus previsiones hasta un avance del 2,2% para el PIB de la región. Por su parte, la inflación sigue sin despegar y la propia apreciación del euro es un factor que retirará décimas al aumento de los precios. También esto quedó reflejado en las previsiones del banco central, que espera este año un IPC medio del 1,5% interanual pero que rebajó su previsión para 2018 hasta un mero 1,2%, lejos, por tanto, de sus objetivos.

El primer factor —mayor dinamismo económico— se impuso en el mercado de divisas y explicó el fortalecimiento del euro, mientras que, en el mercado de renta fija, fue una inflación contenida y sin derivar en una prematura retirada de los estímulos el principal causante de los descensos de los tipos de interés. Tenemos por tanto, diferentes fuerzas dirigiendo el comportamiento de los activos, y no una confusión.

Lo que sí podemos leer entre líneas es que se va acercando cada vez más un entorno de política monetaria menos expansiva. La mejora del crecimiento económico permitirá que el emisor del euro vaya reduciendo sus estímulos monetarios y mantenemos las expectativas de que antes de final del año conoceremos los detalles del calendario de salida. Previsiblemente consistirá, en un primer momento, en la reducción gradual de las compras mensuales y solamente después entraríamos en el debate sobre posibles subidas del precio del dinero. El BCE seguiría así los pasos dados por la Reserva Federal en años anteriores.

El mercado de bonos soberanos europeos todavía no parece descontar este escenario, por lo que la recomendación de prudencia en la exposición a renta fija continúa vigente. Una subida paulatina de la inflación y menores compras del BCE dejan expuestos a pérdidas los bonos soberanos, en particular aquellos con vencimientos largos. En cuanto al euro, su movimiento de apreciación frente al dólar debería comenzar a perder intensidad, ya que en el corto plazo niveles mucho más allá del 1,20 EUR/USD derivarían en efectos negativos para la economía de la zona euro. Todo ello nos deja a la espera de nuevas decisiones: nos vemos el 26 de octubre en la próxima reunión, pareció querer transmitir Draghi.

Paulo Gonçalves, analista de Estrategia de Mercados de Banca March.

Artículo publicado en El País Negocios  

Buscador de noticias

Fin del contenido principal