Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

90 Aniversario

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Hacer crecer, seguir creciendoNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

13/02/2017

El auténtico debate es la inflación

Vivimos un periodo de inflaciones más elevadas que las observadas en los años anteriores, causadas fundamentalmente por el fuerte repunte en los precios del petróleo.

 Idas y venidas en la cotización de las Bolsas, en los tipos de interés, en las divisas. Es lo que estamos viendo desde que Donald Trump se alzara con la victoria en las elecciones presidenciales estadounidenses. Pero realmente el debate y la expectativa que está moviendo los mercados es la de inflación.

Vivimos un periodo de inflaciones más elevadas que las observadas en los años anteriores, causadas fundamentalmente por el fuerte repunte en los precios del petróleo. No porque el petróleo esté especialmente caro, que no lo está, sino porque estamos comparando con los precios de hace un año, que eran anormalmente reducidos y causados por un exceso de oferta que los productores no alcanzaban a corregir por inexistencia de un acuerdo para ajustarla. De modo que este periodo de inflaciones al 2% en Europa —3% en España—, que se mantendrá o incluso incrementará algo más en las próximas lecturas, revertirá rápidamente a no ser que el crudo siga escalando a niveles que a día de hoy parecen poco realistas, en la banda de los 80 dólares. Es improbable que eso pueda ocurrir, así que a partir de mayo veremos de nuevo la inflación caer.

Esto no es ningún secreto, se descuenta. Lo que preocupa es si otras fuerzas con capacidad para subir la inflación, como la subida de los salarios, o el cierre del conocido como output gap (en español, brecha productiva), que marca la diferencia entre el PIB real y el PIB potencial o si el crecimiento de la demanda agregada es superior al de la oferta agregada, y que a día de hoy es negativo.

El debate es si, superado este momento de inflación causada por la variación de los precios del petróleo a doce meses, veremos una economía capaz de crecer, generar inflación en niveles adecuados y, por tanto, reducir sus niveles de deuda y normalizar sus políticas monetarias, empezando por los tipos de interés. En este sentido, los anuncios de la nueva Administración Trump de bajar impuestos, invertir en infraestructuras y reindustrializar el país dan más probabilidades de generar ese crecimiento y esa inflación en la primera economía mundial, pero al mismo tiempo suscitan dudas sobre el impacto que eso tendría en el resto del mundo, tanto por la adopción de medidas proteccionistas o limitaciones al comercio, como en la propia economía estadounidense por la vía de la apreciación del dólar y la pérdida de competitividad a medio plazo.

En función de si eso ocurre o no, y de la velocidad a la que pueda ocurrir, se definirá la actuación de la Fed en materia de tipos de interés. Y eso tendrá, a su vez, impacto en las valoraciones de casi todas las demás cosas.

Alejandro Vidal, director de Estrategia de Mercado de Banca March

Artículo publicado en la Vanguardia

Buscador de noticias

Fin del contenido principal