Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Sección de utilidades

Acceso clientes

Hágase cliente

Fin de la sección de utilidades

es

Está usted en:

  1. Inicio
  2. Nosotros
  3. Noticias

Banca March - Hacer crecer, seguir creciendoNoticias

Comienza el contenido principal

En Banca March queremos mantenerle siempre informado, por eso le ofrecemos en esta sección la posibilidad de conocer todo aquello que le interesa.

02/07/2017

Bienvenidos al debate sobre los tipos en Europa

Europa ha dejado atrás lo peor de la crisis, y aunque la retirada de las medidas monetarias extraordinarias se vaya a hacer de forma predecible y paulatina, el camino de los tipos de interés se va a mantener al alza de forma inexorable.

Habló Mario Draghi tras la reunión de banqueros centrales en la ciudad portuguesa de Sintra y provocó un tsunami en los mercados de renta fija en Europa. Puede que su mensaje fuera malinterpretado o amplificado en exceso por los mercados, pero, independientemente de sus efectos en el corto plazo, su discurso vino a confirmar algo que a día de hoy parece evidente: Europa ha dejado atrás lo peor de la crisis, y aunque la retirada de las medidas monetarias extraordinarias se vaya a hacer de forma predecible y paulatina, el camino de los tipos de interés se va a mantener al alza de forma inexorable. Podremos discutir el plazo, pero no el fondo.

Varias serán las etapas que habrá que quemar antes de intervenir sobre los tipos oficiales, entre ellas, retirar los 60.000 millones de euros en deuda pública y privada que el BCE compra en los mercados. Además, habrá que normalizar los tipos de depósito en la entidad rectora del euro, actualmente en el -0,4%.

En el primer caso, veremos cómo reaccionan los emisores de deuda en un mercado más ortodoxo, sin respaldo del banco central. Un mercado intervenido dejará de estarlo y eso puede provocar vaivenes. En cuanto a los tipos en negativo para los depósitos, deberán normalizarse para comprobar que las entidades conceden crédito por sí mismas, sin la presión del coste por no hacerlo, al retener la liquidez en sus balances. Pero, por otra parte, quitarán también presión sobre los márgenes de intereses, la principal fuente de la que debe nutrirse la cuenta de resultados de un banco minorista y, por ende, clave para incrementar su capacidad de ser rentable y generar capital de forma orgánica.

  Para el ciudadano medio, quizá lo más relevante puede ser el cambio en la tendencia del Euribor y que debería estar produciéndose en estos momentos. Éste permanecerá en terreno negativo mientras tambiénlo estén los tipos de depósito, pero comenzará a elevarse en cuanto estos se muevan al alza. El Euribor es el tipo al que los bancos se prestan dinero entre sí, por lo que está directamente relacionado con el coste de dejárselo al BCE. Aún estamos lejos de un nivel de Euribor que pudiera comprometer la estabilidad financiera, pero cualquier movimiento al alza drenará liquidez del bolsillo de las familias hipotecadas, como es obvio. En cualquier caso, pondrá fin a la tendencia a la baja para las revisiones de cuotas hipotecarias que se suceden desde hace seis años.

El primer paso será, no obstante, la retirada de fondos del programa de compra de activos, algo que podría suceder a la vuelta de verano, y que el mercado está comenzando a meter en precio. De hecho, ya se ha producido un importantísimo movimiento al alza en los tipos de la deuda pública en pocos días. Los más afectados en este caso serán los inversores en deuda de Estados de la máxima calidad y, especialmente, aquellos que lo hagan en plazos largos, tal y como venimos advirtiendo en los últimos meses. Por parte de las emisiones de deuda de empresas, seguirán siendo capaces de mantenerse en rentabilidad positiva en plazos cortos y riesgos crediticios medios, aunque tampoco sea el mejor momento para sobreponderarlas en las carteras.

Otro de los mercados donde más se ha notado el impacto es en las divisas, con el cruce euro dólar en máximos de catorce meses y por encima del 1,14. La tendencia positiva en Europa y negativa en Estados Unidos ha fortalecido el cruce de la divisa común frente al billete verde, y también frente a una libra esterlina en horas bajas. La fortaleza del euro puede explicarse por la mejor perspectiva macro, los mayores tipos de interés y la menor incertidumbre política. Es posible que se mantenga relativamente fuerte en las próximas semanas, para volver a niveles más próximos al 1,10 a final de año.

En las bolsas, todo lo anterior ha generado volatilidad y fuertes movimientos diferenciales entre sectores. En términos generales, tras nueve meses de fuertes subidas y en zonas de máximos, no sería extraño asistir a una toma de beneficios en las próximas semanas, por lo que recomendaría prudencia a aquellos inversores que estén en este momento fuera del mercado o pensando en incrementar.

Alejandro Vidal, Director de Estrategia de Mercados de Banca March  

Artículo publicado en ABC.

Buscador de noticias

Fin del contenido principal